Como el Rey David al final de sus días..., por Gary Wilkerson

por Universo Cristiano 02/05/2011 2 comentarios

Como el Rey David al final de sus días..., por Gary Wilkerson

Por Gary Wilkerson. "Porque á la verdad David, habiendo servido en su edad á la voluntad de Dios, durmió..." (Hch. 13:36). En la tarde del miércoles, mi padre, David Wilkerson, murió en un accidente de tránsito. Lamentamos la pérdida de un amado padre, un fiel esposo y un hombre santo de Dios. Mi madre Gwen, su esposa por 57 años, también estaba en el coche, pero nos reportan que se recuperará completamente. El ministerio de más de sesenta años de mi padre ha impactado las vidas de las personas cercanas a él y se ha extendido a millones en todo el mundo. Hoy sentimos una pérdida personal, pero al mismo tiempo nos regocijamos al saber que mi padre vivió una vida plena, obedeciendo a Dios con devoción y amando a Jesús radicalmente.

Él fue conocido por su fe ilimitada. Él creyó que Dios podía cambiar las vidas de los pandilleros y transformar a los más desesperados adictos a las drogas. Él creyó que una iglesia dinámica podía erigirse en el corazón de Times Square en Nueva York. Él creyó que podía ser un hombre que amara tanto a su esposa como a sus hijos también. Y lo hizo.

Mi padre no fue hombre de bombo y platillo, de aclamaciones o ceremonias. Él declinaba invitaciones para reunirse con líderes mundiales y aún habría dado todo lo que poseía para apoyar a un orfanatorio pobre o una viuda en angustia.

Como el Rey David en su vejez, mi padre sirvió a los propósitos de Dios en su generación. Él predicó con pasión descomprometida y gracia implacable. Él escribió con perspicacia asombrosa, claridad y convicción. Él corrió su carrera bien y cuando su trabajo fue terminado, fue llamado a casa.

No creo que mi padre se habría retirado con gusto. No creo que el habría sido de los que se sientan en una silla mecedora para recordar los tiempos pasados. Yo creo que Jesús, sabiendo esto, tuvo en su gracia llamarlo a casa.

La última misión en la tierra de mi padre fue ser un defensor de los pobres de los más pobres para proveer alivio y apoyo a los niños hambrientos y viudas y huérfanos. Después de fundar Teen Challenge, World Challenge y la iglesia de Times Square, él procuró alimentar a los niños hambrientos en los países más pobres del mundo. Hoy, Please Pass the Bread (Por Favor Pase el Pan) está salvando la vida de miles de niños, en 56 regiones alejadas de ocho países.

Como el Rey David al final de sus días, después de servir a los propósitos de Dios, murió. Yo se que si mi padre fuera capaz de motivarte con sus palabras el día de hoy, te invitaría a dar todo por Jesús, a amar a Dios profundamente y despojarte de tí mismo por las necesidades de otros.

La obra que él comenzó le sobreviven. Todos nosotros podemos atestiguar su influencia no solo en su predicación, literatura y la fundación de ministerios de alcance mundial, sino en su amor, devoción, compasión y habilidad para mover nuestra fe a obras mayores.

Tomado del blog David Wilkerson Today, traducido por UC

2 comentarios hasta ahora

Escribe un comentario
  1. Francisco Reséndiz
    Francisco ReséndizAutor 11/06/2011

    Recién conozco la vida de este hombre de Dios, a pesar de que tengo 10 años de convertido, pero me gustaria saber más de él, pues es un hombre ejemplar.

  2. Maria Esther Hurtado
    Maria Esther HurtadoAutor 03/05/2011

    Como podría incorporarme a esa fundación de mi querido hermano Wilkerson, para dar de comer a los niños pobres aquí en México. Mi esposo y yo tenemos una fundación. Me gustaría saber su respuesta. Gracias

Añada un comentario ¡Sus datos están protegidos! Su correo electrónico no será publicado. No compartimos la información de nuestros usuarios con terceros. Todos los campos son requeridos.